¿LUCÍA Y LOS PASTORES DE FÁTIMA VIERON A LA VIRGEN MARÍA O A UN EXTRATERRESTRE?

Izq. imagen tradicional de la Virgen de Fátima. Der. Dibujo basada en primeras declaraciones de Lucía.

La historia oficial dice lo siguientes: tres niños pastores, los hermanos Francisco (9) y Jacinta (7), y su prima Lucía (10), la mayor, se encontraban pastoreando sus ovejas un 13 de mayo de 1917 en Cova de Iria, un pueblo de la región portuguesa de Fátima. Todo iba de manera rutinaria cuando de pronto, los niños vieron una serie de relámpagos y después de aquel fulgor, observaron la figura de una "señora", vestida de blanco que les dijo que venía del cielo y que les pide que el 13 de cada mes a la misma hora (mediodía), vengan al mismo lugar hasta octubre en que ella revelaría su identidad. Estas apariciones continuaron hasta que ellas les reveló lo que sería conocido mundialmente como "los secretos de la Virgen de Fátima".

Esa fue la versión que todos conocemos. Sin embargo, hay una parte de la historia poco conocida que debemos tomar en cuenta. 

¿Una versión manipulada?

En primer lugar, hay que recordar el gran protagonismo de Lucía en esta historia. Los dos hermanos que fueron testigos de estas apariciones, Jacinta y Francisco, si bien observaron esta imagen, solo Lucía recibía los mensajes. Además, estos hermanos fallecieron siendo muy jóvenes. Por ello, la única fuente y testigo viviente de esta aparición fue Lucía. 

A esto, hay que agregar que Lucía, 4 años después de la aparición de Fátima, es decir, a los 14 años de edad, pasó por recluirse (algunos dicen que por decisión propia y otros, porque fue obligada a hacerlo) en diversas instituciones religiosas. Primero ingresó al colegio de las Hermanas Doroteas en la localidad de Vilar, cerca de Oporto, en donde aprendió a leer y a escribir, y de allí se trasladó a diversos conventos en España y Portugal, hasta que en 1948 decidió ingresar al convento de clausura Carmelo de Santa Teresa.

Fue en este período cuando Lucía comenzó a dar detalles sobre la aparición de Fátima tanto en cartas con sacerdotes y obispos católicos, en las pocas entrevistas que dio a los medios masivos de comunicación y luego, con la publicación de sus memorias.

En estas comunicaciones la imagen que describía Lucía era claramente la imagen mental que todos podemos tener sobre la virgen María. Ella describiría aquella aparición como la de "una mujer vestida toda de blanco, más brillante que el sol, con destellos de rayos de luz, una claridad más fuere que un vaso de agua lleno de agua burbujeante, atravesada por los rayos de sol".

Sin embargo, al parecer, esta no sería una descripción exacta de lo que Lucía vio aquel 13 de mayo en Cova de Iría. Una vez que los niños se toparon con la misteriosa imagen fueron a ver al párraco de la zona y le comentaron lo ocurrido. En este primer testimonio, no contaminado con ningún tipo de intervención del clero católico, Lucía describió una imagen muy distinta a la que llegó a nuestros días.

En esa primera declaración, la pastora Lucía describió aquella imagen como la de una figura con forma de mujer, de un metro de estatura (muy pequeña) que llevaba un vestido blanco, dorado y acolchado que no le llegaba hasta los pies. Llevaba también una capa blanca y sostenía a la altura del pecho, una bola luminosa. También decía que esta figura tenía los ojos muy negros y que flotaba sobre una especie de rampa luminosa. También señalaron que la imagen les habló pero sin mover los labios, es decir, de manera telepática.

Si este testimonio no hubiera ocurrido en 1917 sino en la década de 1950 y años posteriores, probablemente no estaríamos hablando de la aparición de la Virgen María, sino, de la aparición tal vez, de un ser extraterrestre.

Para muchos, resulta evidente que la versión de Lucía fue de alguna manera manipulada por la educación católica que recibió y por las constantes conversaciones e interrogatorios que tuvo incluso con Obispos del Vaticano.

Otro hecho que muchos vinculan este caso a un típico encuentro cercano del tercer tipo y no un encuentro mariano, sería el hecho conocido como el del "baile del sol", ocurrido el 13 de octubre en el mismo Cova de Iria en que según más de 70 mil personas pudieron presenciar cómo el sol comenzó a moverse sanando y curando a muchsa personas que se encontraban en el lugar. Para muchos investigadores, lejos de un milagro, esto estaría vinculado a un típico caso ovni.

Pero bueno, este caso merece otro post.

¿Ustedes qué opinan? Pudo de alguna manera, este hecho mariano ser un error de interpretación y en vez de la virgen María, los niños vieron otra tipo de ser?


2 comentarios:

Anónimo dijo...

Tal y como se ha demostrado por la comparacion de fotografías, la "Sor Lucia" que mostraba el Vaticano después de 1960 al menos, no era la misma pastorcita de Fátima. Ni se le puede dar credibilidad alguna al tercer mensaje que publicó el Vaticano en su web. Hace poco surgió un documento de procedencia desconocida, que una experta grafóloga indicó que era escrito por mano de la "primera Lucia", en la cual denuncia la apostasía en la Iglesia y le da un plazo a Roma, que será destruida.

De todas formas, qué interés tendría un ser extraterrestre en denunciar la apostasía en una religión de un planeta tal vez miles de años luz distante del suyo...?

Qué vieron en realidad esas niñas en el dispositivo que portaba este personaje del cielo "que solo podía ser la Virgen"? Qué se les mostró o anunció allí, en medio de un mar de fuego? Habría que poder acceder a los documentos originales de las primeras declaraciones de los pastorcitos, pero esto está, según tengo entendido, sellado e inaccesible, como todo lo que no conviene que se sepa.

Anónimo dijo...

Interesante, gracias por publicar algo siempre.

Y disculpas por siempre leer pero nunca comentar, animos y otra vez gracias.